domingo, 29 de abril de 2012

Y así, sin más, de repente, me dieron ganas de fogón.
De ver las caras enrojecidas, de envolvernos en mantitas, de compartir un vinito que nos vaya calentando por dentro de a poco, de guitarreada, de que vayamos perdiendo las vergüenzas y aflojando las gargantas, de que cantemos desde el centro del pecho aquellas viejas canciones que nos conmuevan el alma...
De que nuestras voces se escuchen juntas...
Y así, sin más, de repente, me dieron ganas de fogón.

2 Hacen conmigo:

Café (con tostadas) dijo...

quiero fogooooón!!!!!!

vivamos en comunidad, me parece que es lo nuestro ;)

pero hasta entonces, yo también quiero fogón, y quiero el vinito pero, por sobre todo, quiero la parte de cantar desde el centro del pecho todos juntos...

sí, sí
sos una máquina de tener grandes ideas!

macarena* dijo...

qué lindo, yo también tengo ganas, otra vez de fogon!!!!!!!!!
un beso grande :)